Códigos de la Milonga

Códigos de la milonga

La Milonga es un baile social que reúne a bailarines de tango de todos los niveles, donde todos juntos compartirán un mismo espacio, y por tanto, es crucial respetar una serie de normas que intentan asegurar el disfrute de todos los participantes a través de los códigos de la milonga. De esta manera estaremos evitando colisiones con otras personas y no interrumpiendo la dinámica de baile del resto de parejas que se encuentran en ese momento en la pista con nosotros. Por otro lado seguiremos un código de conducta correcto tanto a la hora de invitar a bailar como a la hora de aceptar o rechazar la invitación.

La invitación (El Cabeceo)

Es fin de semana y nos hemos preparado y acicalado para asistir a la milonga, tenemos unas ganas tremendas de salir a la pista para disfrutar de unas buenas tandas y no podemos esperar más para comenzar a bailar. Nada mas llegar miramos a nuestro alrededor para elegir una chica o chico, nos acercamos, cogemos a la persona elegida de la mano y la arrastramos a la pista con una amplia sonrisa… Error.

Comencemos de nuevo… nos hemos estudiado los códigos de la milonga y hemos llegado al evento, de fondo oímos la orquesta y poco a poco vamos entrando en situación. Comienza a sonar una tanda que nos gusta, ya llevamos un rato mirando por la sala y hemos “fichado” posibles parejas para invitar a bailar. Desde la distancia miramos con la intención de hacerle saber a la otra persona que estamos interesados. Esperaremos a que nuestras miradas se crucen y en ese momento haremos un gesto suave inclinando la cabeza como una especie de saludo cortés.

En este momento pueden suceder 2 cosas…

  1.  En el peor de los casos rechazan nuestra invitación apartando sutilmente  la mirada y en ese momento se acaba la invitación. No hay que desanimarse por este echo ya que puede haber varios motivos. Puede ser que no quieran bailar esa tanda porque no les gusta, o porque lleven algunas tandas seguidas bailando y decidan descansar en esta. También es posible que simplemente no se hayan percatado de nuestra invitación. Por supuesto que también cabe la posibilidad de que no quieran bailar con nosotros y ya está. En este caso lo intentaremos de nuevo con alguien diferente con quien nos apetezca bailar.
  2. Aceptan nuestra invitación asintiendo suavemente con la cabeza, objetivo logrado. Ahora debemos acercarnos y sacar a la persona a bailar pero ojo, no lo haremos atravesando la pista por el medio ya que ponemos en peligro al resto de parejas que en ese momento se encuentran bailando. Lo que haremos es intentar llegar hasta la otra persona bordeando la pista de baile sin molestar a nadie y con mucho cuidado. Ya solo nos queda disfrutar de la tanda y hacerlo lo mejor posible.

La pista de baile (Código de conducta)

Ya tenemos a nuestra pareja de baile y salimos a la pista a bailar. Debemos tener en cuenta varias consideraciones para que todo vaya como la seda y la experiencia sea agradable. Como norma general, tenemos que prestar atención a los siguientes puntos…

  1. La higiene personal es fundamental al asistir a una milonga, nadie debería siquiera plantearse acudir a una milonga si no mantiene una higiene adecuada. El abrazo de tango es muy cerrado y la proximidad con la otra persona hace que hasta el mas sutil detalle se aprecie. Es normal que durante la milonga la gente comience a producir algo de sudoración pero esto no es problema si vas  correctamente higienizado. Si sudas en exceso siempre puedes llevar contigo una toalla pequeña o incluso camisas de repuesto. Imagino que no querrás que el recuerdo que le quede a tu pareja de esa maravillosa tanda que habéis bailado sea tu falta de higiene… mucho cuidado con eso ya que puede arruinar tus opciones de volver a bailar con esa persona.
  2. Debemos entrar en la pista por las esquinas y sin molestar a las parejas que ya se encuentran en circulación. Resulta muy molesto estar bailando y que otra pareja entre justo delante nuestro limitándonos el espacio y por tanto los movimientos. Mejor esperar a que haya un hueco suficiente para entrar con suavidad a la pista.
  3. Una vez dentro de la pista circularemos en sentido antihorario, este es uno de los códigos de la milonga más importantes. La pista está dividida en carriles concéntricos, generalmente dos y en pistas muy amplias puede haber tres o más. Los principiantes preferiblemente se colocarán en los carriles interiores (lentos) para no entorpecer a las parejas más experimentadas. El carril exterior (rápido) tiene más recorrido y es generalmente utilizado por parejas con mas “horas de vuelo”.
  4. Ya estamos en nuestro carril y ahora que… bueno ahora lo que toca, es controlar que el espacio que hay entre la pareja que nos precede y la que nos sigue sea mas o menos la misma. Esta es una tarea del líder de la pareja. Tenemos que evitar adelantar a parejas que van a un ritmo inferior que el nuestro (no hay prisa, esto es tango…). Además también debemos permanecer en nuestro carril y no realizar cambios en la medida de lo posible ya que podemos ocasionar colisiones si estamos realizando cambios por el lado ciego del líder de otras parejas debido al abrazo característico del tango. Este lado ciego se encuentra en la parte cerrada del abrazo.
  5. Si chocamos con otra pareja, lo correcto es disculparse amablemente, basta con un simple gesto y no interrumpir el baile. Respeto y comprensión ante todo.
  6. Las milongas no son adecuadas para ensayar pasos de baile. Tampoco para enseñarle a nuestra pareja dónde tiene que poner el pie aquí o allá o cómo debe colocarse para hacer una figura X, etc. Para esto están las clases y las prácticas. Además puede que a nuestra pareja no le guste que la vayan dando indicaciones delante de todo el mundo como si fuese principiante.
  7. Evitaremos hablar durante el baile, aprovechando para ello las pausas entre las canciones de las tandas y las cortinas. Tampoco es muy agradable oír a nuestra pareja cantar el tango que está sonando cerca de nuestro oído y seguramente desafinando…
  8. Se debe bailar la tanda hasta el final aunque no nos esté gustando como lo hace nuestra pareja, salvo en casos muy excepcionales. Por ejemplo si hay un comportamiento incorrecto por su parte, sí que le daríamos las gracias y abandonaríamos la pista. Hay que tener en cuenta que aunque nuestra pareja tenga menos nivel que nosotros, en algún momento nosotros también hemos sido principiantes.
  9. Cuando en la pista hay muchas parejas y el espacio que tenemos es más reducido, las figuras siempre tienen que realizarse con movimientos mas cortos. Evitaremos realizar boleos altos, volcadas, ganchos y giros amplios ya que podríamos dañar a otras parejas. Esperaremos a que la pista esté más vacía para realizar esas “figuritas chulas” que tanto nos gustan…
  10. A parte de seguir los códigos de la milonga, he de mencionar que una milonga no es el lugar ideal para “ir de ligue”, su objetivo es otro muy diferente. Intenta no realizar comentarios groseros, insinuaciones  y compórtate con elegancia y respeto. Es posible que surjan nuevas relaciones sentimentales de manera espontánea y natural en una milonga, pero si tu objetivo es ir a ligar a una milonga, mi consejo es que mejor pruebes en otros sitios…

Hasta aquí lo más importante a la hora de asistir a una milonga. Ahora que ya conoces los códigos de la milonga puedes utilizar lo que has aprendido en este artículo y aplicarlo. Te aseguro que pronto la gente comenzará a darse cuenta de que eres una persona elegante y respetuosa, aumentando considerablemente la cantidad de gente que estará dispuesta a disfrutar contigo de una maravillosa tanda…  

Deja un comentario

Sobre mí

Instructora de Tango y apasionada por este mundo. Argentina de nacimiento y residente en Bilbao. Aquí iré publicando cosillas interesantes sobre diversos temas relacionados con el tango…

Posts recientes

Sitios de interés...

Suscríbete a mi Newsletter

Recibirás un email cuando se publique una entrada nueva