Alma de Tango
y espíritu libre
Así soy yo...

Apasionada, es la palabra que mejor me define. Atrapada por esa sensación romántica y seductora del tango que te traslada a un universo paralelo. Un abrazo íntimo y anónimo, una conexión entre desconocidos que fluyen al compás del 2×4 entre lamento de violines y llanto de bandoneones, rodeados de multitud de almas pero a la vez completamente solos. Un momento efímero que termina, seguido de  otro que comienza… y vuelta a empezar.

Adriana Romero.

Mis raíces, mi familia...

Natural de Mendoza (Argentina), y con un fuerte arraigo a mis orígenes, llegué a España allá por el 2001 en busca de nuevas oportunidades. Desde mi llegada mi lugar de residencia ha sido Bilbao.

Proveniente de una familia tradicional y numerosa, nada mas y nada menos que trece hermanos de los cuales diez son varones, donde nunca ha faltado la alegría y por supuesto unos buenos asados los domingos…

En  mi casa siempre han tenido un lugar muy relevante la música y el baile. Me acuerdo de chiquitita oír canciones de todo tipo, desde Rock ‘n Roll, Cumbia, Folklore y como no… Tango. Tengo numerosos recuerdos de bailar en mi casa con mi papá y mis hermanos…

Recuerdo a mi madre, la señora Lia (Rosalia) preparando esas deliciosas empanadas (pastelitos les dice ella), era todo un ritual. Cada uno debía encargarse de una cosa y mientras tanto le dábamos un sorbito al mate que se había preparado… como lo echo de menos.

Por otro lado mi padre, (el Romero) preparaba su camisita, la chaqueta, y esos zapatos bien brillantes para ir a bailar donde ya tenía su mesita reservada tal que un VIP de la sala. menudo arte que tenía…

Desde muy pronta edad mi mayor ilusión era bailar. Pero ya que mis hermanos más próximos en edad eran varones y debían criarnos juntos de la mejor manera posible… ganó el deporte. Más concretamente el ciclismo. He de decir que aunque era una chica en un deporte plagado de chicos, no se me daba nada mal y siempre lograba clasificar por delante de muchos de ellos. Esto me enseñó que con suficiente esfuerzo se podía lograr cualquier cosa…

El Tango realmente me encontró unos años más tarde acá, al otro lado del charco y desde entonces es lo que me apasiona y a lo que me dedico profesionalmente. Esto me permite mantener el arraigo con mi tierra y los míos.

Amo a mi familia y no hay día que no me acuerde de ella y de mi querida Mendoza, el olor de la tierra, el mate, las tortitas, los asados, las reuniones en familia y la alegría y el cariño que me trasmiten todos y cada uno de ellos, los quiero…

Adriana Romero.

Hermanos Diego y Adriana Romero

Poco tiempo después de llegar a España, vino mi hermano pequeño, (el Diego) con el que me he criado desde la infancia, hemos dormido siempre en la misma habitación, jugado al futbol, hemos bailado y hasta ganado concursos juntos (nos llamaban “los mellis”) aunque no somos mellizos. Los dos éramos Inseparables… 

Diego hizo sus estudios de danza e interpretación allá en Argentina y cuando llegó a Europa, comenzó a dar clases de Tango, en Deusto principalmente.

En aquella época yo estaba pasando un mal momento personal y me apoyé mucho en mi hermano, comencé a asistir a su escuela para evadirme y poco a poco el tango fue llenando ese vacío que había en mí. Me hacía sentir cerca de mi tierra y mi gente.

Fueron pasando los años y acabé haciendo del tango mi profesión, estudiando, viajando, dedicándole mucho amor y tiempo. Si de algo estoy segura es que lo que hago, lo hago de corazón. Hoy en día imparto clases en varias localidades de Bilbao y me siento muy orgullosa de todos mis alumnos, son maravillosos y les agradezco la confianza que depositan en mí año tras año…

Adriana Romero.

Mis comienzos en el tango, un camino difícil que volvería a recorrer...

Ahora ya sabes un poco más sobre mí. Aparte de lo que te he contado en estas líneas, debes saber que me chiflan los zapatos y los vestidos de tango. Cuido mi cuerpo y mi mente y siempre estoy sonriendo, me encanta socializar y relacionarme con la gente, quizás por eso tengo fama de ser buena anfitriona…

Organizo una Milonga todos los meses donde mis alumnos y bailarines de todas partes vienen a disfrutar, bailar y conocerse, tienes que visitarnos…

Contacta aquí

Alma de Tango
y espíritu libre
Así soy yo...

Adriana Romero- Algo sobre mí

Apasionada, es la palabra que mejor me define. Atrapada por esa sensación romántica y seductora del tango que te traslada a un universo paralelo. Un abrazo íntimo y anónimo, una conexión entre desconocidos que fluyen al compás del 2×4 entre lamento de violines y llanto de bandoneones, rodeados de multitud de almas pero a la vez completamente solos. Un momento efímero que termina, seguido de  otro que comienza… y vuelta a empezar.

Adriana Romero.

Mis raíces, mi familia...

Natural de Mendoza (Argentina), y con un fuerte arraigo a mis orígenes, llegué a España allá por el 2001 en busca de nuevas oportunidades. Desde mi llegada mi lugar de residencia ha sido Bilbao.

Proveniente de una familia tradicional y numerosa, nada mas y nada menos que trece hermanos de los cuales diez son varones, donde nunca ha faltado la alegría y por supuesto unos buenos asados los domingos…

En  mi casa siempre han tenido un lugar muy relevante la música y el baile. Me acuerdo de chiquitita oír canciones de todo tipo, desde Rock ‘n Roll, Cumbia, Folklore y como no… Tango. Tengo numerosos recuerdos de bailar en mi casa con mi papá y mis hermanos…

Adriana Romero Profesora de Tango

Recuerdo a mi madre, la señora Lia (Rosalia) preparando esas deliciosas empanadas (pastelitos les dice ella), era todo un ritual. Cada uno debía encargarse de una cosa y mientras tanto le dábamos un sorbito al mate que se había preparado… como lo echo de menos.

Por otro lado mi padre, (el Romero) preparaba su camisita, la chaqueta, y esos zapatos bien brillantes para ir a bailar donde ya tenía su mesita reservada tal que un VIP de la sala. menudo arte que tenía…

Desde muy pronta edad mi mayor ilusión era bailar. Pero ya que mis hermanos más próximos en edad eran varones y debían criarnos juntos de la mejor manera posible… ganó el deporte. Más concretamente el ciclismo. He de decir que aunque era una chica en un deporte plagado de chicos, no se me daba nada mal y siempre lograba clasificar por delante de muchos de ellos. Esto me enseñó que con suficiente esfuerzo se podía lograr cualquier cosa…

El Tango realmente me encontró unos años más tarde acá, al otro lado del charco y desde entonces es lo que me apasiona y a lo que me dedico profesionalmente. Esto me permite mantener el arraigo con mi tierra y los míos.

Amo a mi familia y no hay día que no me acuerde de ella y de mi querida Mendoza, el olor de la tierra, el mate, las tortitas, los asados, las reuniones en familia y la alegría y el cariño que me trasmiten todos y cada uno de ellos, los quiero…

Adriana Romero.

Poco tiempo después de llegar a España, vino mi hermano pequeño, (el Diego) con el que me he criado desde la infancia, hemos dormido siempre en la misma habitación, jugado al futbol, hemos bailado y hasta ganado concursos juntos (nos llamaban “los mellis”) aunque no somos mellizos. Los dos éramos Inseparables… 

Diego hizo sus estudios de danza e interpretación allá en Argentina y cuando llegó a Europa, comenzó a dar clases de Tango, en Deusto principalmente.

Hermanos Diego y Adriana Romero
Mis comienzos en el tango, un camino difícil que volvería a recorrer...

         En aquella época yo estaba pasando un mal momento personal y me apoyé mucho en mi hermano, comencé a asistir a su escuela para evadirme y poco a poco el tango fue llenando ese vacío que había en mí. Me hacía sentir cerca de mi tierra y mi gente.

Fueron pasando los años y acabé haciendo del tango mi profesión, estudiando, viajando, dedicándole mucho amor y tiempo. Si de algo estoy segura es que lo que hago, lo hago de corazón. Hoy en día imparto clases en varias localidades de Bilbao y me siento muy orgullosa de todos mis alumnos, son maravillosos y les agradezco la confianza que depositan en mí año tras año…

Adriana Romero.

Contacto...

Adriana Romero - Profesora de Tango
Milonga en Bilbao La Mendocina

Ahora ya sabes un poco más sobre mí. Aparte de lo que te he contado en estas líneas, debes saber que me chiflan los zapatos y los vestidos de tango. Cuido mi cuerpo y mi mente y siempre estoy sonriendo, me encanta socializar y relacionarme con la gente, quizás por eso tengo fama de ser buena anfitriona…

Organizo una Milonga todos los meses donde mis alumnos y bailarines de todas partes vienen a disfrutar, bailar y conocerse, tienes que visitarnos…

Contacta aquí